JURA DE LA CONSTITUCION

El Gran Oriente de la Franc-Masonería del Uruguay celebra en el día de hoy un nuevo aniversario de la Jura de la Constitución de 1830, recordando los ideales y los valores que inspiraron el proceso independentista en la Banda Oriental.

El domingo 18 de julio de 1830 sobre las diez de la mañana,  se formaban en torno de la Plaza Constitución (mal llamada Plaza Matriz), los regimientos de línea, el cuerpo cívico, la emblemática caballería, y el pueblo soberano;  mientras que en lo alto del Cabildo, en presencia del pabellón nacional se formaba el General Lavalleja, Gobernador Provisorio, asi como también los representantes y los demás Jefes de Estado; quienes luego de una breve ceremonia se dirigieron al salón del antiguo Cabildo y en presencia de la legislatura, prestaron el juramento solemne a la Constitución de manera simultánea.

Acto seguido, prestaron el Juramento las tropas formadas y los cuerpos civiles apostados  en la Plaza Constitución. Esta Plaza es el símbolo del más emblemático republicanismo;  su nombre original fue Plaza Mayor y se remonta a la época colonial, pero popularmente comenzó a llamársela Plaza Constitución a raíz de las Constituciones de Cádiz de 1812, y que se oficializo en 1843 por intermedio de una resolución de jefe político de Montevideo Andrés Lamas, durante la presidencia de Joaquín Suarez.

La primera Constitución de 1830, la cual fue sancionada  por la Asamblea General Constituyente y Legislativa del Estado, se sirvió fuertemente de varios principios e ideales proclamados por la Constitución Francesa de 1791 y la Norteamericana de 1787. Procesos que tuvieron una gran influencia en los diferentes cuerpos coloniales de América que culminaron con las proclamaciones independentistas en los sucesivos años. Estos hechos son una enseñanza que aun sigue vigente y recuerda el sacrificio y la lucha de muchos años para lograr las bases de las formas de gobiernos republicanas modernas.

Pero el primero intento de formar un gobierno representativo con bases liberales y republicanas se remonta a mas de dos décadas de producirse el solemne juramento en la Plaza Constitución, siendo  las instrucciones del año XIII la piedra fundamental que dio inicio a este proceso. Para esto, el gobierno de Artigas se inspiro fuertemente en  el racionalismo y en el iluminismo francés, así como en el Contrato Social de Rousseau, y en las obras del escritor e intelectual Thomas Paine. También tomo muchos aspectos de la Constitución Norteamericana como por ejemplo el modelo el sistema de gobierno federal.

Algunos postulados y principios destacables que ya se empezaban consolidar en la conciencia de los libertadores y que fueron tomados por el gobierno de Artigas fueron artículos que establecían la soberanía nacional del pueblo ejercida  a través de sus representantes; la forma republicana de gobierno con cualidades puramente democráticas; la estructura de gobierno separada en poderes independientes; el derecho a la protección, a la libertad civil, la igualdad y la seguridad de todos los ciudadanos.

Estos postulados son la base del liberalismo laico y humanista, los cuales afirman la libertad y la razón del hombre.

Por este motivo, en esta fecha celebramos el significado simbólico que representa este acto el cual recuerda los valores y la virtud republicana, la cual se ha ido construyendo en los sucesivos años en un proceso de continuo perfeccionamiento que es garantía de los derechos ciudadanos.

Referencias:

  • Isidoro de María, Montevideo Antiguo volumen 24, Montevideo,
  • Ricardo Goldaracena (1999): “Plazas y parques de Montevideo.” Montevideo, Ed. particular.
  • Silvia Langoni / Verónica Saizar: “Impactos de la Constitución de Cádiz en nuestro derecho constitucional”, Montevideo, Revista de Derecho Público, Ed Diciembre 2004.