XXII ANIVERSARIO DEL GOFMU

Muy Queridos Hermanos y Hermanas todos,
Lejos estábamos quienes nos reunimos aquel 10 de diciembre de 1998 e.·. v.·. en la primera
Gran Asamblea del GOFMU, de imaginar el camino que íbamos a recorrer. Nos guiaba una
épica, unos ideales sólidos, la hermandad en la iniciación y unos objetivos que marcaban
nuestro horizonte.
Nos conformamos como institución masónica primeramente, para promover el crecimiento
personal a través del camino iniciático y la vía de los símbolos, promoviendo una
espiritualidad autónoma y libre. Y luego para promover el mejoramiento social: nos
comprometimos a trabajar por la justicia, la solidaridad y la paz, y por el progreso humano
en todas sus formas. Y esa fecha del 10 de diciembre de 1998, siendo la del 50º Aniversario
de la Declaración Universal de los Derechos Humanos por parte de las Naciones Unidas, fue
simbólica de nuestro compromiso con los mismos. Y proclamamos combatir la intolerancia
y toda opresión, sea espiritual, social, cultural, política, económica y ambiental del Hombre.
Consecuentemente, impulsamos los ideales democráticos y republicanos, la integración
regional, y en particular los ideales e instituciones laicas.
Y estos ideales nos llevaron, naturalmente, a trabajar contra toda discriminación, y así
nuestra Institución jamás cerró sus puertas por razones de género, opción sexual u otras.
Y podemos sentirnos orgullosos del camino recorrido; un orgullo sano, sin soberbia, pero la
satisfacción espiritual de haber sido consecuentes a aquellos propósitos fundadores. Por
ejemplo, de que nuestra Institución aportó a la historia masónica de nuestro país a la primera
mujer que fue Gran Maestra de una institución masónica en toda la historia nacional.
O con los 1596 iniciados en las Logias de nuestra Institución en el correr de estos años,
hasta el 1º de diciembre de este año 2020; Hermanos y Hermanas que con sus virtudes y
talentos han llevado y están llevando nuestros ideales en todas las actividades donde actúan.
1
Está reñido con nuestros principios crear injustas prominencias personales en detrimentos de
otras. Todos nuestros Hermanos y Hermanas donde estén, sea en las actividades
gubernamentales, municipales o legislativas, sindicales, asociativas o empresariales, en los
sistemas de salud o actividades científicas o culturales, estamos seguros que cumplen con
sus compromisos. Por ello consideramos contradictorio con la ética masónica hacer
marketing dando nombres de aquellos que la vida social ha llevado a tener, tal vez, una
mayor visibilidad.
Pero sí visibilizar aquellos olvidados por los prejuicios. Por ejemplo, nuestros historiadores
han verificado la condición masónica de la Dra. Paulina Luisi, fallecida en 1950, eminente
personalidad de gran significado en nuestra historia nacional, como la primera mujer médica
de nuestro país, fundadora del Partido Socialista, librepensadora, luchadora social,
representante de nuestro gobierno en numerosas actividades internacionales. Iniciada como
franc-masona en Portugal en 1924. Por ello, al cumplirse este año el 70 aniversario de su
muerte, nuestra Institución masónica le consagró este año a su memoria, editando un libro.
Estamos por cierto muy orgullosos de que nuestra Institución Masónica haya sido
reconocida por el Gran Oriente de Francia, segunda institución histórica masónica creada en
1728, y la más importante de Europa hoy en día y una de las más importantes del mundo. Y
que asimismo hayamos creado nuestro Supremo Consejo del Grado 33º reconocido por el
segundo Supremo Consejo creado en el mundo (Gran Colegio de los Ritos Escoceses de
Francia, creado en 1805), habiendo llevado por primera vez en la historia nacional a varias
Hermanas mujeres al Grado 33º masónico, el más importante de la escala iniciática
masónica.
Nuestra Institución es la única masonería uruguaya que estimula la pluralidad de vías de
crecimiento iniciático masónico, al ofrecer a sus miembros la posibilidad de trabajar con
toda la seriedad en tres ritos masónicos de gran valor tradicional como son el Rito Moderno,
que viene de la tradición de la primeras logias masónicas de Londres en 1717; el Rito
Escocés Antiguo y Aceptado y el Rito Egipcio de Memphis y Misraim.
Y finalmente, estamos muy satisfechos con nuestra inserción internacional, tan necesaria
hoy en un mundo global. Efectivamente, formamos parte de CLIPSAS (Unión de
Estrasburgo) creada en 1961, y que agrupa a 110 instituciones masónicas de todos los
continentes, en la cual ocupamos la Secretaría General entre 2016 y 2019. Pertenecemos a la
Confederación Interamericana de Masonería Simbólica (CIMAS) que agrupa instituciones
masónicas de nuestro continente, y a la cual presidimos durante 4 período consecutivos
entre 2005 y 2013. A nivel de Altos Grados, integramos la Federación Americana de
Supremos Consejos del Rito Escocés Antiguo Aceptado (FASCREAA) ocupando su
presidencia entre 2015 y 2019.
Sería largo tomar otros aspectos de lo vivido en estas más de dos décadas de intenso trabajo
masónico. Pero es interesante señalar que en este período, asimismo hemos protagonizado
adaptaciones insospechadas. Al momento de nuestra fundación, muchos de nuestros
miembros no tenían teléfonos celulares ni correo electrónico. Pero en este año 2020 en plena
2
pandemia, ninguno de nuestros Talleres en todo el país dejó de trabajar, combinando sistema
presencial con reuniones virtuales por videoconferencia, dependiendo de la situación
sanitaria nacional y/o regional. Y esta fecha nos encuentra en plena realización de nuestra
XXIII Gran Asamblea, nuestra instancia soberana máxima, por vía virtual, cumpliendo con
nuestros Estatutos y Reglamentos, pero sobre todo, practicando nuestra democracia, pues
los Delegados de todas las Logias que cubren todo nuestro país, estaremos eligiendo nuestra
autoridades para el próximo período masónico 2021. Lo que nos habla de nuestra capacidad
para adaptar nuestro trabajo masónico a realidades diferentes y complejas.
No quería finalizar este mensaje, sin entregar nuestro agradecimiento a todos quienes
colaboraron con nuestra realidad: a nuestros primeros Hermanos y Hermanas, muchos de
ellos provenientes del exterior y que colaboraron en nuestros primeros pasos; a las
autoridades nacionales que nos otorgaron nuestra personería jurídica; a todos nuestros
Hermanos y Hermanas, demasiados, que decoran el Oriente Eterno y que estarán por
siempre en nuestra memoria; a quienes han colaborado a que todas nuestras logias puedan
tener sus instalaciones en los diversos lugares del país. Sin dejar de mencionar, en estos
momentos difíciles de pandemia, a quienes desarrollan actividades solidarias de servicio a
los más necesitados y a nuestros miembros que siendo parte del personal sanitario están en
la primera trinchera de lucha contra el coronavirus. Y, en general, a todos los francmasones
que en su silencio laborioso son consecuentes con sus ideales y valores y con el propósito
principal de la Obra Masónica que es Construir el Ser Humano y Construir la Sociedad.

Feliz Aniversario!!!!!
Abrazos fraternos para todos y todas
Or.·. de Montevideo, 10 de diciembre de 6020 e.·.m.·.